Entorno Personal de Aprendizaje | El blog del Servicio de Formación de Diputación de Valencia
Blog del Servicio de Formación

Los Entornos Personales de Aprendizaje (PLEs): una forma de aprender

representación gráfica de un PLE

Imagen de César Poyatos en Flickr.com

Los Entornos Personales de Aprendizaje (PLE, por sus siglas en inglés: Personal Learning Environment) son un concepto emergente pero realmente no tan nuevo. Está vinculado con el conectivismo, la idea del autoaprendizaje y el aprendizaje informal.

¿Cómo se produce el aprendizaje mediante un PLE? Veamos este vídeo para hacernos una idea:

Una de las conclusiones que sacamos de este vídeo es que en un PLE el alumno o aprendiz toma el control de su proceso de aprendizaje:

  • es quien fija sus objetivos
  • gestiona su proceso de aprendizaje
  • y se comunica con otras personas

La diferencia elemental entre cualquier entorno o ambiente de aprendizaje y un entorno personal de aprendizaje (PLE) es que en el primer caso hablamos de adquirir conocimientos junto a un grupo de personas, mientras que en un PLE cada persona selecciona y filtra qué quiere aprender.

A la hora de definir un PLE lo primero que debemos tener claro es qué no es un PLE. Un PLE no es un software ni un programa, sino una red de información que cada persona se construye para estar informada sobre los temas que le interesan. Un PLE no es una forma de enseñar, sino una forma de aprender.

Según los profesores Jordi Adell y Linda Castañeda (2010), un PLE es “el conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender”. Por tanto, un PLE estaría formado por:

  1. herramientas para leer, reflexionar y compartir
  2. recursos o fuentes de información
  3. personas con las que contactamos e intercambiamos información (networking)

Para construir un entorno personal de aprendizaje es muy importante contar con una serie de competencias digitales, como por ejemplo, saber filtrar la información importante de la que no lo es o conocer las nuevas formas de comunicarse en Internet.

En definitiva, construir y mantener nuestro Entorno Personal de Aprendizaje es una buena manera de actualizar nuestros conocimientos y establecer contacto con profesionales de nuestro sector. Es nuestra forma de aprender de manera informal y permanente en pleno siglo XXI.

Aprender con Apps

En la era de los móviles inteligentes y las tabletas se puede afirmar que el proceso de enseñanza-aprendizaje se puede producir en cualquier lugar y en cualquier momento. El tiempo de espera en la parada del autobús o en la consulta del médico, o incluso el tiempo de ocio, pueden convertirse en momentos oportunos para el aprendizaje informal gracias al mlearning y las múltiples aplicaciones educativas que hay en el mercado.

En este post vamos a señalar algunas apps educativas con las cuales es posible aprender en cualquier lugar y en cualquier momento. Existen aplicaciones gratuitas y de pago, pero más allá de clasificarlas por este concepto, vamos a centrarnos en explicar sus funcionalidades. Esta es nuestra selección de apps educativas:

  • Gestores de información y tareas: la aplicación Evernote se ha convertido en una herramienta básica para tomar notas y poder acceder a ellas más tarde desde cualquier lugar y cualquier dispositivo con conectividad, dado que las notas se sincronizan en la nube. Otra aplicación interesante para crear notas y listas es Astrid, un potente gestor de tareas que permite organizar nuestro tiempo y programar recordatorios.
  • Gestores de documentos: destacamos dos aplicaciones muy interesantes. Por un lado, CamScanner, que convierte el móvil en un escáner portátil para escanear y administrar documentos en papel, como los apuntes de clase, y guardarlos en PDF. Por otro lado, Dropbox, una aplicación que permite almacenar documentos, fotos y vídeos en la nube y acceder a ellos desde nuestro equipo de escritorio o nuestros dispositivos móviles.
  • Diccionarios: son muchos los diccionarios que podemos hallar en el mercado de las aplicaciones. Destacamos la aplicación Diccionario de la RAE, que permite realizar consultas en el diccionario de la Real Academia Española de la lengua. Y desde un punto de vista más lúdico proponemos el juego de palabras Apalabrados, que está teniendo un gran éxito entre los usuarios.

Apalabrados

  • Para aprender o practicar idiomas: tenemos varias apps como Voxy (aprender una lengua a través de la noticias de actualidad), Busuu (permite la interacción directa con hablantes nativos) o Mosalingua (con excelentes cartas de vocabulario y vídeos de situaciones cotidianas).
  • Ampliar información: el proceso de enseñanza-aprendizaje se puede convertir en un pozo sin fondo gracias a herramientas para ampliar la información como la propia Wikipedia, disponible también en versión móvil, o Google Goggles, un software de reconocimiento de imágenes que permite fotografiar objetos y buscar qué son en Internet. Reconoce lugares, obras de arte, logotipos, monumentos, etc. Incluimos también en este apartado la aplicación FBReader, un potente y sencillo lector de libros electrónicos (e-books) con el que podremos acceder desde nuestro dispositivo móvil a publicaciones sobre diversas materias.
  • Entornos Personales de Aprendizaje: destaca la herramienta Symbaloo, que permite a los internautas organizar la información que encuentran en Internet en una especie de tablero. En él se pueden incluir contenidos de texto, imagen, audio y vídeo.

Symbaloo

  • Impartir clase en la tablet: para finalizar vamos a hablar de algunas aplicaciones que permiten a los profesores crear lecciones con una tablet e impartirlas a través de estos dispositivos móviles. Tenemos GoClass, una aplicación para el iPad con la cual se pueden crear distintas lecciones, compartirlas con los alumnos y evaluarlas. Otra aplicación es Nearpod, también para iPad, con funciones muy similares a la anterior herramienta. 

Otra forma de aprender: La comunidad de aprendizaje

En la actualidad el Servicio de Formación de la Diputación de Valencia ha alcanzado cifras récord en cuanto a participación de Ayuntamientos y alumnos (4.000 plazas de formación al año y 25.000 potenciales usuarios). En este artículo se analiza la evolución del proceso de enseñanza- aprendizaje, en base a la experiencia alcanzada por el Servicio de Formación a lo largo de dos décadas. 

Implantación de la modalidad online

Las actividades formativas comenzaron en 1990 con una modalidad exclusivamente presencial. En 2004 se introdujeron en el plan de formación, de forma piloto, dos cursos en formato online, con el soporte de la plataforma de Generalitat Valenciana y contenidos de elaboración externa.

En un principio, tanto los alumnos como los profesores se mostraron reticentes hacia este tipo de acciones formativas, pero en apenas cinco años se invirtió esta percepción y empezaron a apreciarse las ventajas de la formación online.

Al tiempo que se incrementaban las acciones formativas, el Servicio de Formación comenzó a producir contenidos propios sobre materias muy específicas dentro del ámbito de la administración pública local.

La Comunidad de Aprendizaje 

En 2009 se crea la Comunidad de Aprendizaje, un entorno de aprendizaje informal que responde a la necesidad expresada por los propios alumnos de seguir aprendiendo una vez finalizado el curso. El Servicio de Formación decide adoptar la plataforma Moodle, un gestor de contenidos de software libre, orientado a la educación virtual, intuitivo y sencillo de manejar.

Esta Comunidad ofrece recursos, organizados por áreas temáticas, que ofrecen valor añadido a la formación, tanto de profesores como de alumnos. De la mano de esta herramienta, surge la figura del “dinamizador”, un experto en una determinada materia que se encargará de dinamizar una sección de la Comunidad.

Las Comunidades de práctica

Otra metodología formativa implementada por el Servicio de Formación en estos últimos años son las Comunidades de práctica (COP’s). Tomando como referente el programa Compartim de la Generalitat de Catalunya, estas Comunidades se dirigen a colectivos profesionales que quieren resolver sus inquietudes comunes mediante el trabajo colaborativo.

En 2010, y de manera pionera a nivel nacional en la Administración Pública, el Servicio de Formación decidió integrar estas acciones como una modalidad formativa más dentro de los planes de formación. A finales de ese mismo año se realizaron dos experiencias piloto que han dado lugar a dos publicaciones colaborativas sobre tutorización de cursos online y gestión documental. Las Comunidades de práctica han propiciado la aparición de otra figura, el “moderador”, uno por cada COP.

Los espacios profesionales

Finalmente, hay que hablar de la puesta en marcha en 2011 de los espacios profesionales, una demanda manifestada por empleados públicos que generalmente trabajan aislados en los ayuntamientos y que requieren una actualización constante. Estos espacios se fundamentan en el aprendizaje entre iguales.

Hacia un Entorno personal de aprendizaje

Tomando como base la Comunidad de Aprendizaje, en la actualidad, el Servicio de Formación está ofreciendo tres tipos de formación diferente: la guía de recursos (basada en el aprendizaje informal y el autoaprendizaje), los entornos formativos (basados en el aprendizaje formal y en donde se albergarían las COP’s) y los entornos profesionales (que se plantean como aprendizaje informal).

En conclusión, el modelo de formación ha experimentado una evolución a lo largo de dos décadas, en las que se ha pasado de trabajar sobre un contenido cerrado a trabajar sobre un contenido creado por los propios alumnos a partir del intercambio de conocimientos y experiencias.

El objetivo del Servicio de Formación es que esta Comunidad de Aprendizaje se convierta en un Entorno personal de aprendizaje (PLE) donde los alumnos encuentren una fuente de información útil para el desempeño de su trabajo diario y para la actualización de sus competencias profesionales.

Eva Navarrete Ibáñez

Jefa Servicio de Formación de la Diputación de Valencia